Páginas

viernes, 25 de octubre de 2013

Carnaval de Cádiz: una breve explicación para todos aquellos que confunden conceptos

Primero de todo me gustaría disculparme por haberos abandonado en estos últimos meses, mis queridos lectores. Siento que os he fallado y vuelvo a retomar el camino con energías renovadas para que perdonéis mi ausencia. Vuelve El Duende de Febrero como las agrupaciones de carnaval retornan los ensayos.

Mi primera entrada después de esta prolongada pausa la quiero dedicar a todas las personas que siguen el blog y no son de Cádiz. Revisando las estadísticas he comprobado que la página web ha sido visitada por personas de muchos lugares del mundo, no sólo de la provincia, de Andalucía o de España. Sino de EEUU, Rusia, Italia, Gran Bretaña, Francia, Bolivia, Venezuela, Japón, Corea y así podría seguir durante mucho tiempo. Para mí es la mejor recompensa que puedo llevarme y a los tres mendas que formamos El Duende de Febrero nos llena de orgullo difundir los carnavales de Cádiz por todo el mundo.

A esos duendes forasteros que nos visitan me gustaría agradecerles el interés con una breve explicación de qué es el carnaval de Cádiz para nosotros. No quiero hacer apología de una razón absoluta sobre el carnaval. Cada cual lo siente por sus gustos y sus experiencias. Cada uno es libre de vivirlo a su manera. Pero me gustaría prestar el espejo por el que mis colaboradores y yo miramos esta fiesta.

Para muchas personas no es más que un evento donde la gente se disfraza, hace botellón, se liga con los extranjeros y se mea en las calles. El carnaval de Cádiz en ese sentido es dejar la ciudad hecha una pena. También, seguramente te dirán que hay una serie de agrupaciones que cantan y que algunas son graciosas. Pero en este primer concepto lo significativo es “cogerla mortal”. Vamos a llamar las cosas por su nombre.

El significado más puro del carnaval de Cádiz sería el siguiente. Es la fiesta de la libertad de expresión (aunque cada vez lo es menos, pero eso es otro tema). El carnaval es la voz del pueblo; la bofetada en la cara contra políticos corruptos, periodistas de mal agüero e injusticias sociales. Es el cante que todos los gaditanos piensan pero se callan.
El verdadero carnaval es el lunes. Son las coplas en cada rinconcito de la tacita y el pasodoble en cada plaza. Es el calor agradable del frío febrero. Es la risa con los amigos. Coloretes en la cara.
El carnaval de Cádiz es la mano que aprieta los corazones de quien escucha su música, levanta pasiones y remueve pensamientos. Es la voz de los colectivos que no son representados en los grandes medios de comunicación que tanto presumen de democráticos.  Es las agrupaciones ilegales, esas que no tienen nada que temer. Aquellas que no callan por un premio, las que no se venden por dinero. Esas agrupaciones ilegales no tienen el veneno que tanto sufren los autores del Falla.
El carnaval que yo les cuento tiene una responsabilidad social y por eso mismo no debería solamente alzar sus críticas en febrero. Deberían de trascender y servir de altavoz para el pueblo todo el año. Porque no sé si lo sabéis pero cuando se marcha el mes del amor y de los papelillos, ¿qué pasa con la gente de Cádiz? Yo os diré qué ocurre: Se mueren de asco. Se asfixian en el paro (pero esto también es otro tema).

Por eso, a partir de ahora, cuando os pregunten qué es el carnaval ya sabéis que responder. 
Antes de irme me gustaría recordaros que podéis dejar un comentario tras el post. Vuestra opinión es muy importante para nosotros. Nos vemos pronto, duendecillos. 


martes, 22 de octubre de 2013

...Vientos.


¡¡Saludos compañeros!! Disculpen ante todo la ausencia poco justificada de alguna entrada. Para volver a las andadas empezaré con algo fácil, tengo el cerebro todavía en la playa...

Una entrada dedicada al viento. Según la RAE, "Corriente de aire producida en la atmósfera producida por causas naturales". Esta definición es bastante pobre para un gaditano creo yo. Un gaditano siente la vida pasar gracias a su levante y su poniente, que acaricia su cara y frente cada día. Siempre está presente en todos los momentos y para reflejarlo, cómo no, el viento es compañero y protagonista de más de un pasodoble.

Desde "Sin tu melena al viento", sabiendo "Que el levante es el veneno donde se disuelve" nuestra locura mientras "Ropas tendías, que balancean, con vientos que pelean por entrar con la marea"...

Con letras en las que la brisa se ve implicada sin remedio:


Si alguna vez usted padece mal de amores,
o malos presagios de una enfermedad le viene,

y no encuentra cura en los sabios doctores,

no se desespere, no se desespere,

vaya a la Caleta una noche cualquiera,
verás que es igual que un sedante,
la brisa fragante que desprende el cielo,
pasee por su orilla, donde tantas barcas,
esperan remansas, a sus marineros,
siga usted el consejo, de un caletero viejo,
contemple el firmamento,
cuando la luna clara,
baja hasta su playa,
pa baña su club que de plata es la aguas,
alucine un momento,
escuchara un concierto bajo las estrellas,
cantos de sirenas, sirenas del alma,
que baje usted del mundo de su fantasía,
y beba hasta embriagarse de tanta hermosura,
dialogue con la noche,llora,ríe y goce, pierda los sentíos,
si después de esto sigue usted funesto pobre amigo mio,
muérase tranquilo que su enfermedad no tiene cura...

Caleta (1980)

Y si el viento es cómplice de la locura, enfermedad y bendición, ¿cómo no iba a ser motivo de una comparsa? Nuestros veletas favoritos...



Y para todos ustedes...




miércoles, 15 de mayo de 2013

Ahora nos toca estudiar con un poco de carnaval...pero sin acabar como el taiwanés



¡Hola de nuevo a todos! 
Ya se va acercando junio y con él los temidos exámenes. Yo ya estoy empezando a estudiar y terminando todos los trabajos que hay que entregar a final de curso. Es por eso que no tengo mucho tiempo para escribir en el blog. Supongo que ustedes estaréis igual, ¿no?

Bueno, quería hacer un nuevo post para dedicárselo a todos los estudiantes y no hay mejor forma que dejando unos vídeos de pasodobles sobre la educación.

El gobierno está haciendo mucho daño al futuro de España, que somos nosotros. No podemos consentir que nos sigan recontando derechos, sobre todo, en sanidad y EDUCACIÓN.
Me ofende cuando veo los presupuestos del estado y compruebo que se destina más en defensa y armas que en educación. Es una vergüenza que un estado democrático tenga que aguantar esto. Muchos autores de carnaval han tocado el tema este año porque está a la orden del día. Os dejo los vídeos para que os despejéis y disfrutéis pero, sobre todo, para que reflexionéis. ¡Luchemos por la educación pública y de calidad!















 Advertencia: estudiad mucho, pero haced descansos, que sé de uno que se murió de tanto empollar. En los ratitos libres podéis entrar en El Duende de Febrero y escuchar algunas coplillas que sientan muy bien.

Bueno, mucha suerte a todos con los exámenes y me despido hasta principios de julio. ¡Bendito verano!


Haced descansos o terminareis como el taiwanés



lunes, 6 de mayo de 2013

Carnaval en la Feria de los Pueblos

¡Hola de nuevo!
Primero de todo, me gustaría pedir un sincero perdón por no escribir tan asiduamente como antes pero estoy cargada de trabajos de la facultad y cuando tengo un rato libre solo me apetece sentarme a descansar y escuchar un poco de música o leer un libro. Otra razón por la que no estoy actualizando tanto el blog es porque después de Semana Santa las actuaciones de carnaval han disminuido y hasta que no comiencen en verano las fiestas y las verbenas no volveré con más fuerza. Cuando termine los exámenes prometo dedicarle más tiempo, ya que con este blog me he llevado muchas alegrías y le tengo cariño. No quiero que quede en el olvido.

No me enrollo más y os cuento. Ayer, 5 de mayo fui a Fuengirola para visitar la Feria de los Pueblos. Es una fiesta encantadora donde se puede degustar las comidas típicas y conocer las danzas típicas de distintas regiones.
Había una gran representación de países de Sudamérica , del norte de África, Europa y Estados Unidos. También, había casetas de algunas provincias de España, entre ellas Asturias, Galicia y Cádiz y aquí es donde está el kit de la cuestión.

Después de visitar y probar comidas en diferentes casetas (debo reconocer que probé la carne de canguro en la caseta de Australia y no me disgustó- jamás pensé que me comería un canguro...) nos fuimos a la de Cádiz. Allí actuó una chirigota de San Fernando llamada Los Muertos de la Música. Tal vez no os suene porque es ilegal, o sea, que no se presenta al concurso Falla pero no por eso es peor.
Allí la gente estaba muy animada y encantada con la agrupación. Nos sacaron a todos una sonrisa. Los malagueños adoran el carnaval y eso se nota. Estaban entregados como público y me encantó. Pude verlo claro. El carnaval traspasa fronteras y es querido allí donde va. Terminaron muchos vitoreando: ¡viva Cádiz! y cuando salía de la caseta un hombre le comentaba a otro emocionado que para el año que viene no estaba dispuesto a perderse el carnaval en febrero.
Aquí os dejo algunas fotos que hizo Dani, que como es más alto conseguía una mejor perspectiva.






Sí, el carnaval de Cádiz es de nuestra Tacita pero compartirlo con todo el que quiera lo enriquece y lo engrandece. El humor y el buen arte se entiende en todos lados y aunque ya dijera Tino Tovar: lo siento,  picha, no todos pueden ser de Cádiz; creo que TODOS pueden ser carnavaleros y vivirlo con la misma intensidad que un gaditano.

Por cierto, no quería despedirme sin felicitar a todas las madres que lean este blog. Ayer fue su día especial, aunque toda esta parafernalia me da un poco de rabia porque el día de la madre debería ser todos los días del año.
Un beso y hasta la próxima. 

jueves, 25 de abril de 2013

"Libertad y trabajar"


   Esas mismas palabras componían una de las cuartetas más famosas del Carnaval de Cádiz. Nos remontamos al año 1977 con la comparsa “Nuestra Andalucía”, de Pedro Romero.

   El cadáver del militar del bigote fresco aún. Período convulso. Arcadas de dolor y fatiga. Andalucía no era una excepción. Siglos de avasallamiento. Ni los unos ni los otros. Ni Abderramán III ni Isabel I, ni Cánovas ni Sagasta, ni las Repúblicas ni el Fascismo. Nada. Ningún cambio. Las migas, la comida de ayer, el agua del pozo, la luz de las velas, el pan duro y las sobras del señorito. El trabajo duro en el campo y la mar. Las manos manchadas de sudor y no de sangre.

   Hace treinta años el pueblo andaluz pedía libertad y trabajo. Y treinta años han tenido para conseguirlo. Confiaron en el de la chaqueta de pana, y les defraudó dándole la mano a los de Madrid. Confiaron en el otro del bigote (Dios me libre de confundirlo con el primero) y les defraudó llenando sus campos con el ladrillo y los caballos de unos pocos. Confiaron en el de la ceja y les defraudó con una cifra de seis ceros. Ya no confían en nadie más. Ni en el que está, ni en el que vendrá.

   La esperanza se fue hacia otro país (“movilidad exterior”, como dice la ministra) o a otro mundo (una soga y un cuarto piso). El pan duro y las sobras de los señoritos han sido sustituidos por los comedores sociales y la vecina solidaria.

   El trabajo nunca vino. Y la libertad, que sí vino, ahora está acojonada y en un rincón. Está llorando por los ataques a los estudiantes, por el grito de las amas de casa, por la cara de los maridos despedidos, por la risa hipócrita del encorbatado y por el niño que no puede ir a Isla Mágica.

   Los andaluces, que han estado siglos silenciados, ahora pueden gritar “por su derecho de vida y la justicia social”. Aunque su libertad esté asustada, aún pueden alzar el puño (el derecho o el izquierdo, da igual, pero que lo alcen). Cuando Pedro Romero comenzó a escribir el lápiz rojo de la censura pesaba sobre sus ideas y, sobre su espalda, una porra de madera. Aún así escribió y, lo que es más importante, el pueblo entendió.

      Precisamente es este el momento que necesita el pueblo andaluz para hacerse oír. Para reclamar aquello por lo que siempre han luchado: ¡el trabajo! 

   Ya no hay porras de madera ni lápices rojos. El Carnaval tiene la oportunidad, en estos tiempos desgraciados, de volver a ser la voz de pueblo y es que La Caleta ya tiene bastantes piropos y La Viña pota con la glucosa que nuestros poetas desprenden por ella.  

Lo que sus gentes
y nuestra región necesita,
buscar su bienestar
y tener su autonomía.
Somos conscientes
y bien lo sabemos su gente,
es una tarea dura
que se escuche nuestra voz.
Pero estando todos muy unidos
no cabe duda, lo lograremos,
no pedimos ningún lujo,
solo trabajo, un mejor trato
y en paz.
Trabajar, trabajar,
queremos trabajar,
basta ya de tantas mentiras,
no se puede engañar
al pueblo sin piedad,
que los andaluces
no aguantamos más.
Y gritar y gritar
tenemos que gritar
por nuestro derecho de vida,
la justicia social
tenemos que lograr
bajo la bandera de la libertad.
Libertad, libertad,
sin ira libertad
guárdate tu miedo y tu ira
porque hay libertad,
sin ira libertad,
y si no la hay sin duda la habrá.
Libertad, libertad,
sin ira libertad
guárdate tu miedo y tu ira
porque hay libertad,
sin ira libertad,
y si no la hay sin duda la habrá.
Libertad, libertad,
sin ira libertad
guárdate tu miedo y tu ira
porque hay libertad,
sin ira libertad,
y si no la hay sin duda la habrá” Pedro Romero. 1977.